El muro

Nuestros muros,
visibles e invisibles…

Todos los miedos,
nuestros egos,
mis vallas, tus paredes…

Los trepamos,los saltamos,
los derribamos…
Ignorando los “No puedes”.
#Breakingthewall #WALL #MuroDeBerlin #TheEscorpions #BerlinWall30 #poemascontramuros #contramuro #Poetuit
(https://twitter.com/Mtricasdeunmet1/status/1193190510774620160?s=03)

Más que pronombres

Hoy he vuelto a esta foto,en casa de mi hermano,mientras de reojo coqueteo con esos ojos llenos de vida e ilusión, de su hijo…Mi sobrino, nuestra alegría, el mayor regalo.
Y resulta que no es el único, pues además soy la tía de un, ya señor, que es más que eso, más que bueno,dulce o valiente, él es además un milagro.
Su madre, mi hermana, es también mucho más que eso.Lo es todo, para todos, el pilar, la risa, la locura y la cordura a la vez.Ella es ese sentimiento de familia.
Los que conmigo jugaban y reían en esta foto, de hace demasiado tiempo,tal vez, son el detalle y el cuidado, el bien querer, todas esas pelis míticas, y tantos bulos de campamento…Ellos son mis hermanos,a los que imité, a los que seguí, de los que tanto aprendí y de los que sigo aprendiendo…
Por supuesto falta la más importante de todos, pero para ella hace falta más que un post.

Creo

Creo en nosotros.
Creo en ti y en tu bonito corazón,
tu generosidad,
tus ideales,
tu forma de entender lo inentendible, el amor…
Creo en mí,
en mi voluntad y constancia,
en mi compromiso, contigo,
en lo fuerte que haces que me lata el corazón, siempre…
No creo en las casualidades,
sí en lo arbitrario de la vida,
sus reveses,
sus regalos,
sus momentos cotidianos…
Creo en lo especiales que has hecho cada uno de mis días comunes,
y lo poco común que es sentirse como me siento contigo…
Creo que no hay nada que nos pongan delante que no seamos capaces de afrontar,
pues creo que lo hemos demostrado con creces.
También creo que ya es suficiente,
que ya nos toca parar ritmo y flotar en aguas mansas,
disfrutar nuestro remanso de paz escondido entre abrazos.
Creo que nos sorprenderemos un buen día de dónde habremos llegado,
allá donde alguna vez pensamos que no podríamos llegar jamás.

Malviviendo

Hartazgo por vivir esperando el momento adecuado,
la situación perfecta,
que suceda eso para alcanzar la plenitud y ser feliz,
por fin.

Perseguir la ansiada felicidad como una quimera,
que nos lleva incluso a la angustia y al desazón porque nunca llega cuando quieres o cómo quieres.
Faltando siempre ese algo más.

¿Y si murieses hoy?¿O mañana?

¿Te habrías sentido feliz alguna vez?

Cada día, cada hora, cada minuto, este instante es ya un regalo.
No una frase hecha, no.
Si no algo verdaderamente perfecto.

Perfecto por cotidiano, por asombroso, por jodidamente doloroso o por simplemente bochornoso.

Es perfecto porque, aunque sepa a café, o a un beso rápido de sal por la mañana, nos recuerda que estamos aquí.
Hoy.
Y que en realidad es lo único que sabemos.

Quiero vivir sintiendo que si muero hoy habré sido feliz de verdad,
consciente de esto.

Porque sólo así habrá valido la pena.

Y todo habrá tenido sentido.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora